«Quiero sentar las bases para que la Arandina sea un club competitivo»

El entrenador de la Arandina, Javier Álvarez de los Mozos, ha conseguido hacer de su relación con los jugadores su gran valor diferencial. También ha iniciado una línea de trabajo en el club con la que espera asentar los pilares que permitan hacer a la entidad más competitiva y que, en caso de ascender, pueda mantenerse en la categoría. 

Ha pasado poco más de un año desde que el burgalés Javier Álvarez de los Mozos llegara a la Arandina C.F. y, en este periodo, no ha parado de batir récords con el equipo. El año pasado el conjunto blanquiazul se quedó a las puertas del ascenso por uno de esos reveses que se dan en el fútbol. Pero el éxito también depende de encajar el fracaso y el trabajo ha continuado con un objetivo en mente: llevar a la Arandina a Segunda B. El equipo cerraba la primera vuelta ocupando el segundo puesto de la clasificación con 44 puntos y ahora retoma la competición tras el parón de Navidad, dispuesto a darlo todo en el terreno de juego para seguir sumando y llegar como líder a los play offs. 

¿Cómo valoras este primer año en la Arandina? 

La valoración es positiva en todos los aspectos, desde el punto de vista deportivo es innegable que ha sido un gran año, hemos conseguido 93 puntos en juego, la mejor puntuación en la historia del club, lo que me hace estar muy satisfecho. Además, mi vida en Aranda es muy agradable, el tiempo se ha pasado muy rápido y eso también es importante para estar agusto en un sitio.

¿Qué es lo que más te motivó para venir a Aranda? 

Me costó tomar la decisión, pero siempre he pensado en por qué este club y esta ciudad con tantas posibilidades tenía tantos problemas a nivel deportivo y eso me motivó para verlo desde dentro y ver si era capaz de cambiarlo.

¿Cuáles son las claves para lograr el objetivo?

Mantener la regularidad, tenemos que ser capaces de ser regulares a lo largo de estos cinco meses y luego hay circunstancias que no dependen del entrenador, como lo que ocurrió en Almería, o las lesiones, hay situaciones que pueden hacer que no tengas ese punto de suerte necesario también.

¿Cuál es tu valor diferencial como entrenador?

Creo que sobre todo la relación que establezco con los jugadores, creo que eso me hace más fuerte en un equipo. Soy un entrenador totalmente distinto al resto, ni mejor ni peor, pero sí diferente. Siempre he entendido que no entreno solo a jugadores de fútbol sino que, ante todo, entreno a personas y la verdad es que tengo la suerte en líneas generales de tener con mi «materia prima», con la gente, una relación muy estrecha.

¿Es ese buen clima entre el equipo y el cuerpo técnico otra de las claves para el triunfo?

Sí sí seguro. Esa empatía que sentimos, esa relación que se estableció con los jugadores, me facilitó muchísimo que hubiese una buena línea de trabajo y que así llegaran los resultados. Creo que eso fue fundamental cuando llegué aquí.

En caso de lograr el objetivo y ascender, ¿crees que Aranda tiene capacidad para mantenerse en 2B?

Sin ninguna duda. Absolutamente sí. Por encima de conseguir el ascenso las bases reales que tenemos que crear es que cuando el equipo ascienda, y ojalá sea este año, tengamos unos pilares asentados para mantener la categoría. En cuanto a la ciudad y la infraestructura rotundamente sí.

¿Cuáles son esas bases que señalas?

Fundamentalmente son cuatro. En primer lugar, creo que todos los empleados del club, del primero al último, deben tener sus contratos regularizados, que todo el mundo tenga no solo obligaciones sino también derechos. Eso hará que mucha gente quiera venir, porque se asociará la Arandina como un club serio. El club debe funcionar como una empresa en ese sentido. Eso también te permite tener mejores empleados y conseguir objetivos más ambiciosos.

En segundo lugar, crear un estilo de comportamiento en el club que lo identifique con independencia del técnico que esté en ese momento, que permita que todo el mundo cuando llegue sepa cómo funciona y cómo se trabaja.

En tercer lugar el fútbol base, hay que crear una base potente para que cada vez haya más jugadores de Aranda que puedan jugar en la Arandina y hay que formar a los técnicos que forman a esos futbolistas previamente.

En cuarto lugar las instalaciones, el Montecillo debería ser de uso y explotación de la Arandina. Tal y como sucede en el 99% de los campos de España. De hecho, en toda la provincia de Burgos el único lugar en el que eso no ocurre es aquí. Los campos de Burgos, Miranda o Lerma, por ejemplo, son municipales pero los explotan los clubes, por tanto esto es fundamental. Eso sí, sin que todas las personas que utilizan el Montecillo tengan que dejar de practicar su deporte. Hay que facilitarles instalaciones adecuadas para que puedan practicar su deporte y nadie se vea perjudicado.

El día que ya no estés en el club, ¿qué te gustaría que recordara la gente sobre ti?

Sobre todo como una persona que dio todo por mejorar la Arandina. Muchas de las propuestas que te he comentado no las conoceré seguramente estando aquí porque son a medio largo plazo, como que el fútbol base consiga dar muchos jugadores de Aranda al primer equipo. Pero lo mejor que se podría decir de mí es que fui un entrenador que se involucró con la ciudad y con el club y que quiso dejar el club mejor de como se lo encontró.

¿Qué te llevarás tú de tu etapa en Aranda?

Sobre todo las personas. Los sitios tienen vinculación con la personas, como en los viajes es importante el lugar, pero lo más importante es «con quién». Creo que de mi estancia en Aranda, más allá de que ascendamos o hagamos cosas extraordinarias, con lo que me voy a quedar es con las personas con las que he tenido la posibilidad de convivir y trabajar.

¿Qué es lo que más te gusta de tu vida en la localidad?

De mi vida en Aranda me gusta la tranquilidad con la que se vive aquí. Tengo todo muy accesible, vivo en el centro y la verdad es que creo que se vive muy bien. Además tengo muy cerca Burgos, donde está mi familia y puedo ir en cualquier momento a verles.

¿Qué mensaje quieres lanzar a los socios y a la afición para que se enganchen al fútbol en 2019?

Primero desear a todos los socios y aficionados un feliz 2019 y que ojalá podamos darles esa alegría del ascenso este año. Para que se enganchen a la segunda vuelta, decir que nosotros estamos intentando sentar unas bases para que las cosas salgan bien y dejar un margen lo más pequeño posible a la suerte. Por eso es importante que se animen a disfrutar del camino, no solo que se apunten una vez conseguido lo entendido por el éxito, sino que disfruten de este camino de crecimiento del club y del equipo.