Los valores del fútbol base a través del Cadete A

Dicen que enseñar es aprender dos veces. Y los entrenadores de los equipos de las categorías inferiores de la Arandina lo saben bien. Porque conviven con niños y jóvenes de todas las edades y siguen cada etapa de su formación en el club. Y porque, tal y como señalan la mayoría de ellos, los chavales aprenden más que fútbol, aprenden a ser personas. Un ejemplo de ello es el Cadete A, al que entrenan Enrique Gutiérrez, Piti, y Javier Yagüe. Piti señala que el objetivo no es solo deportivo, «es también que aprendan y trabajen aspectos que les servirán para desenvolverse en la vida». 

Son 18 chavales los que componen el equipo del Cadete A en la Arandina, 11 de primer año y siete de segundo año. Aspecto muy importantes porque es un equipo joven con el que se puede trabajar en el medio plazo. Así lo destaca Piti, que asegura que el objetivo principal es que haya cohesión entre los jugadores, algo que se ha logrado «se llevan bien, son solidarios entre ellos y se apoyan», reconoce su entrenador. Además asegura que si dos o tres de ellos progresan deportivamente y pueden llegar lejos en el mundo del fútbol «es una gran alegría y un éxito», pero lo principal a estas edades es «que mejoren aspectos como el compañerismo, las cualidades de liderazgo y superación.» En este sentido, Piti confiesa que sentirse orgulloso porque se trata «de un buen equipo y se llevan muy bien entre ellos.»

Enrique Gutiérrez, más conocido como Piti, entrenador del Cadete A junto con Javier Yagüe.

Motivación, preparación y aprendizaje

Una de las funciones de los entrenadores es saber motivar a los jugadores. Para ello, Piti explica que les van «metiendo en el partido» durante la semana y que les hacen ver que «pueden ganar a cualquiera». Ahora mismo, el equipo ocupa la quinta posición en la clasificación y el entrenador también busca que los chavales «no se estanquen». Al final están «muy encima de ellos» y aprenden, al igual que los jóvenes, de sus derrotas. Si alguno falla se le anima porque, dice, «somos un equipo».

Antes de hacerse cargo del equipo Cadete, Piti llevaba varios años entrenando en la categoría Infantil. Entre las características que destaca de los cadetes, le gusta especialmente el ritmo de competición y de trabajo, ya que «se pueden trabajar muchos aspectos casi de categoría Juvenil», declara.

Perspectivas de futuro para la cantera

Para los entrenadores de los equipos de fútbol base de la Arandina, que en el primer equipo haya jugadores de la cantera es una gran satisfacción. Piti considera que subir al primer equipo debería ser una referencia: «que los chavales vean que cada año sube alguien, que contemplen esa posibilidad y que se esfuercen más.»

El Cadete en una sesión de entrenamiento en El Montecillo.

Con el apoyo de Cárnicas Chico

La empresa que patrocina al Cadete A es Cárnicas Chico. Se trata de la tercera y más joven empresa de Agroalimentaria Chico, grupo familiar con más de 40 años de experiencia en el sector cárnico. Nació en el año 2011 de la mano de la tercera generación familiar implicada en el negocio. Su creación responde a la necesidad de completar el proceso de producción de productos cárnicos y su venta y distribución al consumidor final. Esta compañía arandina está muy involucrada con el deporte en la localidad, prueba de ello es el importantísimo apoyo que presta al club y al fútbol base con el patrocinio del Cadete A.