El gran potencial de la categoría Juvenil

Ser entrenador de un equipo de las categorías inferiores de un club es un reto y una gran responsabilidad. Los técnicos tienen en sus manos a niños y jóvenes que no solo aprenden cómo jugar a fútbol, también «aprenden a ser personas», tal y como siempre ha remarcado el director de fútbol base de la Arandina C.F., Luis Mezquita. Y no se trata de un tema menor, puesto que los chavales también se forman en otros valores como el respeto, la convivencia, la superación y el esfuerzo y deben, a la vez, gestionar el éxito y la frustración. 

En el Juvenil A son 20 jóvenes de entre 16 y 18 años. Su entrenador, Cesáreo González, asegura que es una de las categorías más interesantes para entrenar, puesto que «quienes llegan hasta aquí, es porque quieren y les gusta, los padres a estas edades ya no influyen», explica. Destaca que es un equipo muy joven, «ocho jugadores de primer año y nueve de segundo, lo que quiere decir que hay 17 jugadores que seguirán si no se lo impiden otros motivos claro», detalla. Por este motivo, González incide en que se puede realizar con este equipo un trabajo, ya no a corto plazo, sino pensando a medio plazo, «algo muy importante y positivo de cara al proyecto».

La implicación del entrenador con los chavales es total, se les realiza un seguimiento desde que son niños y, en este caso, González continúa pendiente de los jugadores del Juvenil B, «empecé con muchos de ellos y siempre estamos pendientes de todos», reconoce, poniendo sobre la mesa la gran familia que es el club.

A la derecha de la imagen el entrenador del Juvenil A, Cesáreo González, junto al delegado Juan Del Val Ortega.

Un paso definitivo

Algunos de los jóvenes que constituyen el Juvenil, pueden acabar debutando en el primer equipo, una ilusión que todos mantienen muy viva. «A ellos les motiva poder dedicarse al fútbol y la posibilidad está ahí», declara González. Para él no se trata solo de llegar al primer equipo, sino de cómo llegar. «El éxito sería que cada temporada subiera un jugador de la cantera», confiesa.

Logros del equipo

En estos momentos, el Juvenil A ocupa la quinta posición de la clasificación con 41 puntos. Un puesto muy meritorio que, afirma su entrenador, les permite todavía optar a cumplir con los objetivos marcados para esta temporada. Al contrario de lo que pueda parecer, los estudios no deberían constituir un gran impedimento para la formación de grandes jugadores. Es obvio que en la categoría Juvenil se encuentran jóvenes en edades de tomar decisiones de futuro. Y, en caso de querer continuar con estudios superiores, no tienen otra alternativa que la de salir fuera del municipio para estudiar. Sin embargo, González recalca que se puede continuar haciendo un seguimiento para «no perder a esos jugadores» y poner mecanismos para «recuperarlos».

Cesáreo González con los juveniles, antes de empezar el entrenamiento en El Montecillo

Se ha mejorado, aunque falta camino por recorrer

El trabajo que se está realizando con las categorías inferiores del club «evoluciona de forma positiva», según González, porque hay una línea de trabajo con unos objetivos marcados, «con una importante labor social y también de formación». También señala que, tanto las instalaciones como el material y la técnica de formación han mejorado. No obstante, es consciente de que falta mucho camino por recorrer para llegar a profesionalizar la cantera de la Arandina. Y en ese aspecto se están centrando los esfuerzos del club, en llevar a cabo un proyecto de profesionalización a medio y largo plazo.

El apoyo de Hiescosa al equipo Juvenil

Para que las categorías inferiores del club funcionen, es imprescindible el apoyo de empresas y de instituciones. En el caso del equipo Juvenil A, es Hiescosa Aranda Hierros S.L. la entidad que lo respalda. Esta empresa del sector siderometalúrgico comenzó su andadura en 1996, cuando Pedro Cuevas, con más de 40 años de experiencia en el sector a través de distintas sociedades, fundó la Compañía. Su actividad arrancó en Aranda de Duero y, al año siguiente, se incorporaron las instalaciones de Palencia. A lo largo de los últimos años, se ha ido incorporando al grupo progresivamente, Hiescosa León Hierros, S.A. con sus instalaciones ubicadas en León. Su implicación con el deporte y el fútbol base en Aranda es fundamental para el club.